La Familia Roldán, ( Herederos de Francisco Roldán ) desde el poniente Granadino en Illora, nos traen una tradición de almazareros que comenzó en el año 1895; el sabor de variedades como el lucio, arbequina, hojiblanca y picual; con aceites monovarietales y coupage con sabor a tomateras, hiervas verdes, plataneras o almendra. Los aceites de Roldán Oliva llevan el sabor de la tradición y la variedad autóctona de Granada, “el lucio”, haciendo únicos los aceites de oliva virgen extras de la provincia. Nuestros aceites de oliva virgen extra proporcionan en boca suavidad y armonía, matices que facilitan la potenciación de los sabores de los alimentos a los que los incorporamos, siendo especialmente recomendados para consumir en frío, adicionando ensaladas y cremas, igualmente sus aromas son idóneos para consumir con pescados azules y nuestra variedad arbequina para repostería.

Las aceitunas son recogidas de forma manual de los árboles seleccionados previamente, para la elaboración de este virgen extra. Todo el proceso se realiza en un rango de temperatura que nunca supera de los +/- 22º a 26º lo que facilita la conservación de la seña de identidad de los frutos. Cuidamos al máximo la producción de nuestros aceites de oliva virgen extra con el fin de resaltar las principales características del fruto del que proceden. El aceite de oliva virgen extra Molino de la Calzada y Castillo de Illora proceden de nuestros cosecheros que año tras año confían en nosotros como almazara para producir aceites de alta gama de sus olivos, de esta manera podemos controlar todos los procesos desde que el fruto está en el árbol hasta tener el aove embotellado, está exclusivamente recogida a vuelo sin que la aceituna toque nunca el suelo, tal como hemos venido haciendo de generación en generación. El objetivo de Roldan Oliva es apostar por un aceite de oliva de cosecha temprana, finales de octubre principio de noviembre, en el justo momento de maduración. Aquí es donde nuestros picuales, lucios y arbequinas ofrecen todo su esplendor y matices en la producción del aceite, notas florales y a hierba recién cortada, toda una explosión de sabor y olor. La pasión por obtener el mejor aceite de oliva virgen, nos lleva a seleccionar olivos centenarios de la variedad Lucio, autóctona de la provincia de Granada y con un valor histórico de nuestro olivar de Illora. El tratamiento al olivo en la recogida es mimado al milímetro, utilizando vibración en el tronco y finalizando la recogida con vareo manual tradicional, consiguiendo que el árbol sufra menos daño. Nuestra cosecha de aceituna es molturada inmediatamente después de su recolección sin abandonar las temperaturas más suaves, de esta forma conseguimos evitar que la fruta se deteriore (atrojado) de la aceituna y que esta llegue en un estado perfecto a nuestra almazara. Nuestros vírgenes extras son saludables y el pilar fundamental de la dieta mediterránea, ayudan a prevenir enfermedades como el cáncer, artritis, colesterol y diabetes o el bienestar de consumir el único producto libre de alérgenos. En la cocina son explosión en la boca, fusionando la tradición de nuestros antepasados y la alta cocina más innovadora de los últimos tiempos con los Executive Chef, que llevan innovación en cada uno de los platos que realizan con nuestros aceites de oliva virgen extra de alta gama.

Rodán Oliva