En 1889 empieza a operar el primer secadero de jamón de la familia en el municipio de Monachil, Granada. 


Sin embargo, el inicio de la vida comercial de la empresa se remonta a 1912. La familia eligió Monachil, para ubicar las instalaciones industriales.

Está situado en la vertiente de Sierra Nevada opuesta a la Alpujarra, entre los ríos Monachil y Genil donde las condiciones microclimáticas son únicas

para la elaboración del jamón serrano. Tres generaciones se han sucedido desde entonces en la gestión empresarial.

Los productos Mariscal (jamón serrano curado con métodos tradicionales y embutidos de elaboración propia) se comercializan en los cuatro

establecimientos Mariscal Delicatessen que el grupo posee en la ciudad de Granada. 

En la actualidad, la tercera generación Mariscal apuesta por un mayor acercamiento al consumidor, con la apertura de un local de degustación de

productos propios y de otros alimentos.