El proceso de elaboración de la cerveza artesana Portolobo se hace respetando el medio ambiente obteniendo el 80% de la energía utilizada de placas solares fotovoltaicas. El agua caliente se obtiene mediante placas solares termicas y la fermentación y posterior maduración de la cerveza se hace con ayuda de geotermia mediante unos pozos por los que circula el agua dentro de una tuberia de cobre que está comunicada con la camisa externa del fermentador y un ventilador para dotar a toda la sala de una temperatura constante como si se tratase de una cueva subterranea.