"El aceite que esta mañana está en el árbol por la tarde estará en nuestra bodega”. En el primer tramo de la campaña, en noviembre, es cuando la aceituna está en su punto justo de madurez. Es el momento perfecto para molturar, y el tiempo que transcurre entre el vareo de la aceituna y la entrada del aceite en bodega debe ser reducido al máximo.

Así lo hemos hecho en Aceites Campopineda, minimizando los tiempos de recogida, transporte y molturación de nuestra aceituna. Todo ello, unido al empleo de maquinaria de última generación en acero inoxidable y, sobre todo, a la extracción en frío, nos ha permitido elaborar aceites muy afrutados, de sólo 0,2 grados de acidez y excelentes propiedades organolépticas, oro de oliva en su mesa.

Dentro de la amplia variedad de aceites existentes hoy en el mercado, el picual es, por su alto contenido en polifenoles, el más saludable y es por ello nuestro aceite estrella.